jueves, 20 de septiembre de 2018

Reseña: Julián es un pulpo

¡Holaaa! Espero anden muy bien. Yo sigo enferma, desde junio la infección respiratoria ha sido mi fiel compañera, según la doctora que me atendió ayer en emergencia, este año muchas personas que habitualmente no se enfermaban, lo hicieron y que cuando comienzan a mejorar de un virus, al tener las defensas bajas, contraen otro. En fin, basta de contar mi desdicha y vamos a lo que nos compete. Últimamente he leído bastante -pese a los parciales que se avecinan- y no me he dedicado tanto a escribir, por ello estoy tratando de ponerme al día con las fotos y reseñas. Así que esta vez, opté por traer un nuevo libro para descubrir en la sección de “Pequeñeces”. Esta lectura llegó a mí gracias a TopitoEdiciones que me brindaron el material, así que agradezco enormemente mi ejemplar. Hoy voy a contarles sobre “Julián es un pulpo”, escrito por Félix Bruzzone, ilustrado por, Magdalena Sayagués.

Ficha técnica: 

Libro: “Julián es un pulpo”
Autor: Félix Bruzzone
Ilustraciones: Magdalena Sayagués
Editorial: Topito
Páginas: 32 p
Dimensiones: 24 x 17 cm
Año: 2016
ISBN: 978-9974-91-345-2
Precio: U$ 300

Sinopsis:
Julián se despierta y descubre que se ha convertido en un pulpo. No puede dejar que nadie me vea así, piensa, ni m familia ni mis amigos de la escuela.
Entonces Julián decide disfrazarse, pero no será tarea fácil ahora que tiene ocho brazos pegajosos y un apestoso olor a pescado y mar.
Julián planea atravesar el día de escuela tratando de parecer un niño normal, pero pronto descubrirá que ser un pulpo no está nada mal, y que sus ocho brazos pegajosos pueden ser capaces de maravillosas proezas.


Foto propia
“Julián es un pulpo” es un libro infantil escrito por Félix Bruzzone, está acompañado de hermosas ilustraciones de Magdalena Sayagués que nos invitan a vivir junto a Julián, una aventura que nos dejará una excelente enseñanza.

Julián es un niño que vive con sus padres, que va a la escuela y que como todo niño teme al qué dirán sus compañeros, pero este miedo se vuelve aún más latente cuando un día despierta y percibe un olor extraño, un olor que le recuerda a aquellos días en lo que acompaña a sus padres a trabajar al puerto vendiendo conejos.

Se levanta rápidamente de su cama y al mirar su reflejo en el espejo, constata que además del aroma nauseabundo, tiene seis nuevos brazos ¡Se convirtió en pulpo!

No es difícil que los niños hagan este pacto ficcional con el autor ya que en la mente de ellos-basándome en las etapas del desarrollo cognitivo de Jean Piaget- entre los dos y siete años (etapa preoperacional) el juego simbólico está presente y los invita a imaginar, pensar, jugar y verse “como si” fueran alguien más, un objeto, o animal. Y también está latente el pensamiento mágico, donde sus pensamientos suelen mezclar lo reala con lo fantasioso para explicar la realidad. Por estos motivos los pequeños aceptar la historia y no les parece inusual despertar siendo un pulpo.

Imagen extraída del libro
Julián no sabe qué hacer, no puede faltar a clases porque tiene una prueba muy importante. Entonces, se le ocurre una idea: disfrazarse y esconder sus tentáculos debajo de un atuendo.

Su camuflaje es de poca ayuda, todos notan que es “diferente”, y comentan a sus espaldas. Pero la sorpresa toca la puerta a la hora del recreo, cuando lo invitan a jugar al fútbol. Llegado el momento de atajar esa jugada tan importante -y aunque Julián sabe que es pésimo golero- se extiende con todas sus fuerzas para llegar a contener el remate, sus tentáculos se libertan del disfraz y ataja de manera increíble la pelota. Y así será durante el resto del partido. Sus compañeros no salen de su asombro, y lo aplauden maravillados, ahora que sea un pulpo no es tan malo.

Lo mismo pasará con otros hechos que se van a desarrollar durante el día. Esas nuevas cualidades de pulpo, le permitirán ver, a él y al resto de las personas, que cada uno de nosotros es único y maravilloso sin importar cómo nos vemos externamente.

En lo personal es un libro que me gustó muchísimo, porque nos muestra una realidad, esa que enfrentan los niños -y también los adultos- día a día, el miedo al qué dirán los demás si me visto de tal manera, si hago lo que me gusta, si eso que me hace feliz socialmente no está “bien visto”, si soy “diferente”. Nos muestra esa búsqueda de identidad constante a la cual se enfrentan los más pequeños, a la construcción de su psiquismo que se va dando de a poco mediante esa interacción que tiene con su entorno, y con ellos mismos.

Imagen extraída del libro
El mensaje que nos transmite Félix Bruzzone (a mi entender) es el siguiente: ser diferente, pensar distinto, no es malo, debemos ser nosotros mismos sin importar la opinión de los demás. Todos somos distintos del que tenemos al lado, y eso es lo que nos hace únicos. Somos buenos para algunas cosas y no tanto para otras, solo debemos buscar nuestras virtudes y defectos, una vez que los encontramos, ser felices con ellos, ser auténticos, siempre intentando mejorar cada día.

A continuación, y para ir finalizando. Me gustaría mencionar algo en particular. Las ilustraciones fueron realizadas por Magdalena Sayagués, buscando información encontré su Blogspot y me topé con un Post donde están publicadas algunas imágenes del proceso que tuvo como resultado estas composiciones tan divertidas y coloridas que nos acompañan en la aventura de Julián. Las imágenes del libro -además de estar preciosas- son recortes de papeles de colores, actividad recreativa cotidiana para los más pequeños. La gama que utiliza hace que transmitan armonía, paz, por eso te invito a pasar por su cuenta.

Seguramente tú no seas perfecto, yo tampoco lo soy -por suerte-, todos aprendemos de nuestros errores y logros, de lo que hemos vivido. Julián te enseñará a ser tú mismo, te divertirás con las locuras que pasan en cada página. El final, te sorprenderá y te hará reír mucho. Date un tiempo para leerlo, para compartirlo con algún pequeño, te aseguro que no te arrepentirás. Juntos van a aprender, divertirse y descubrir ¿Por qué “Julián es un pulpo”?

Valoración:





Muchas gracias por tomarte el tiempo de leerme y haber llegado hasta el final. Es un placer para mí haber compartido contigo un nuevo descubrimiento. Espero que te haya gustado la reseña y haber despertado el bichito de la curiosidad en vos. Como siempre, no dudes en dejarme tu opinión, comentario, crítica constructiva y compartir con otros lectores ¡Te espero pronto para descubrir un nuevo libro!

jueves, 19 de julio de 2018

Reseña: Arde la vida - Magalí Tajes

¡Hola descubridores! Gris y lluvioso jueves en Montevideo. Hoy les traigo una nueva reseña. Se trata de un libro, que después de mucho tiempo, lo pude conseguir -porque no está en librerías y solo se puede adquirir por Mercado Libre Argentina o en las funciones de Stand Up que presenta la escritora-. Me acuerdo perfectamente el momento que llegó a Uruguay. Yo estaba preparando y estudiando a morir para el examen de Psicología del Desarrollo y, en un recreo que me tomé, vi que Isadora Libros -en su cuenta de Instagram- posteó que habían llegado algunos ejemplares. Automáticamente les escribí para que me reservaran uno. Si rendía y aprobaba lo iba a comprar (y si no, también shh), por suerte salvé y apenas salí del Instituto fui a la librería y me hice un mimo, bueno, varios porque me compré algunos más. Más vueltas para decir el libro (jajajaj es la fiebre gente, sepan disculpar, igual re que está al comienzo del post jajajajaj). Ahora sí, sin más rodeos, comparto la reseña de “Arde la vida” de Magalí Tajes:


Libro: "Arde la vida"
Autora:  Magalí Tajes
Editorial: Tinta Libre Ediciones
Páginas: 190 p
Dimensiones: 21 x 14 cm
Año: Quinta edición, 2016
ISBN: 9789877081077
Precio: $U 600


Sinopsis:

Relatos que entrelazan amores, desencuentros, amigos, tropiezos, aventuras, la búsqueda de una libertad imposible, el encuentro con el horror, la risa en el dolor, la inocencia de mostrarse irrompible y un disfraz que se cansó de ser usado y no puede huir porque está adherido a ese ente que solemos llamar persona. ¿Qué hay debajo del disfraz? ¿Y si no hubiera nada? ¿Cuál es el precio de vivir con esa nada?


 “Arde la vida. Como arde un incendio en la ciudad. Te acercas al fuego y te lastima los ojos. Te quema la piel. Te va a consumiendo” 

"Arde la vida" es el primer libro publicado por Magalí Tajes en 2014. Él contiene relatos autobiográficos. Si bien tiene una linealidad, son textos independientes uno de otros, no necesitas haber leído el anterior para entender el siguiente, aunque se complementan muy bien entre todos.

A través del humor Magalí nos va relatando sus vivencias personales, lo que hace especial a esta autora es su manera tan coloquial de escribir, leerla es como si la vieras en sus videos, es ella, sin filtros. Le confiesa cosas al lector que antes no había mencionado.

En este libro no vas a encontrar aquella Magalí que ves en los videos, sino que descubrirás a la chica llena de miedos, dudas, inseguridad, cambios, sueños, tristezas, risas, alegría -debemos tener en cuenta que esta obra fue publicada hace casi cuatro años-. "Arde la vida" cuenta situaciones de su vida agradables y otras no tanto. Es muy difícil no generar empatía con ella, porque sus relatos son reales, quizás no te tocó vivir cada uno de estos fragmentos, pero quizás vos podrías haber sido partícipe de ellos o podés atravesarlos en algún momento.

Si bien todos los textos que constituyen "Arde la vida" son únicos e increíbles, el que más me llegó y me hizo llorar mucho a medida que iba leyendo cada palabra fue, "Salomé". Otro que es uno de mis favoritos es "Soltar (te)". Habla de una manera metafórica, sobre esas cargas que nos pesan y no podemos –o debemos- seguir sujetando, y que tenemos que pensar, qué es mejor, si seguir tolerando eso que causa tanto dolor o, sentirnos más livianos, renovados. "Soltar duele. ¿Y sostener lo insostenible?"

Fue un libro para el cual tuve que comprar indicadores extras y tener una libreta para anotar la página en la que iba encontrando frases o fragmentos que me gustaban. Cuando lo terminé, y me senté a poner banderitas para resaltarlas, estuve toda una noche porque, la verdad, amo su manera de escribir y los mensajes que quiere transmitir. 


Hice una "breve" selección de frases, ya saben que soy loca por ellas, y como les conté, esté libro prácticamente tiene más post-it que muchos ya leídos. Pero tampoco puedo publicar el libro entero -jajajaja de verdad marqué muchas, miren la foto de la reseña, tengo pruebas- comparto con ustedes algunas siguiendo el link que dejo por acá abajo.

Leerlo te hace reflexionar sobre tú vida: amistades, familia, relaciones amorosas, miedos, futuro, carrera profesional, trabajo. Te lleva a reír, llorar, enojar, emocionar, asombrar, atravesás muchas emociones y creo que eso es lo fundamental en un libro, que no pase por tus manos sin dejarte una enseñanza, sentimiento, y para mí, Magalí lo consigue con una facilidad que asusta –para bien, obvio-. Por eso hoy te lo recomiendo, porque creo que es un libro que te cambia la manera de ver la realidad, cuestionarle la libertad aparente en la que vivimos y todo lo que mencioné con anterioridad. Además, es una lectura super rápida y fluida.

 “Dejarse caer. En los brazos de alguien, en la sorpresa, en lo desconocido. Dejarse caer. En lo nuevo, en lo de siempre, en una sonrisa." O dejarse caer en un libro... Por eso te invito a descubrir "Arde la vida".

Siguiendo el link puedes encontrar frases que me gustaron o que me parecieron significativas durante la lectura: Arde la vida

Valoración:

Muchas gracias por tomarte el tiempo de leerme y haber llegado hasta el final. Es un placer para mí haber compartido contigo un nuevo descubrimiento. Espero que te haya gustado la reseña y haber despertado el bichito de la curiosidad en vos. Como siempre, no dudes en dejarme tu opinión, comentario, crítica constructiva y compartir con otros lectores ¡Te espero pronto para descubrir un nuevo libro!


Más sobre la autora:

https://www.magalitajes.com.ar/
Magalí Tajes, nació en Buenos Aires, Argentina. Es comediante y escritora. Psicóloga recibida en la Universidad de Buenos Aires (U.B.A). Su primer libro publicado fue, "Arde la vida", en el año 2014 y va por su sexta reimpresión (en diciembre se publicará una nueva edición modificada). Recientemente ha publicado su segunda obra, "Caos", de la mano de Sudamericana y Penguin Random House Grupo Editorial. Ha sido el más vendido en la Feria del Libro de Buenos Aires superando los 10.000 ejemplares y en Uruguay está primero en ventas.


Si querés conocer un poco más sobre ella, comparto contigo sus redes sociales y página web:
               


Frases: Arde la vida - Magalí Tajes


Logo propio

Frases: Arde la vida - Magalí Tajes


·        “Arde la vida. Como arde un incendio en la ciudad. Te acercas al fuego y te lastima los ojos. Te quema la piel. Te va a consumiendo” Página 7
·      “Arde la vida. Cómo arde una herida en la que se echa alcohol. Una herida que sangra y que cicatriza con el tiempo. Mientras se cura, duele. La vez curarse y desea sacarme la cascarita. Y entonces vuelve a doler.” Página 7
·        “Arde la vida en cada abandono, en cada amor, en cada tragedia, en cada milagro. Arde iluminando, arde dañando. Arde en esa llamada que no llega, y en esa sobreprotección que asfixia como el negro humo de una explosión. Arde en el adiós, y en ciertas miradas.” Páginas 7 y 8
·        “Dejarse caer.
En los brazos de alguien, en la sorpresa, en lo desconocido.
Dejarse caer
En lo nuevo, en lo de siempre, en una sonrisa.
Dejarse caer.
Dejarse
Muchos problemas surgen de “No Dejarse”. Página 9
·        “Es verdad que si no te querés vos, no te pude querer nadie. Pero hay algo peor que no quererte, y que no te quieran, y es no poder querer a nadie. Página 28
·        “El que te miente una vez, te miente siempre.” Página 35
·     “Las heridas físicas de las exhibimos… Las interiores también. No me gusta el compromiso. Vamos despacio. No confío en vos. Me pasaron muchas. No es el momento. No sos real. Me gustaría creerte. No voy a cambiar por nadie.
La mujer vuelve a agarrar las bolsas. Sigue caminando.
Soltar duele.
¿Y sostener lo insostenible?” Páginas 39 y 40
·        “Mejor una pluma, para incendiar con escritura las mentes de la gente.” Página 45
·        “Las personas queremos hablar. Siempre hay algo adentro que nos perturba. Un secreto, una culpa, una responsabilidad, un miedo, un amor imposible. Queremos decirlo, pero no nos animamos. Hacemos cosas estúpidas por no animarnos. Poemas, indirectas en alguna red social. Nos emborrachamos. Nos drogamos. Caminamos distraídos por una avenida, con el semáforo en verde, pensando cómo tomar valor.” Página 53
·        “Hay gente que está muy loca en el mundo, y eso no es una novedad.” Página 54
·        “Cuando alguna vez te sientas solo, pensá que hay un millón de extraños ahí afuera, sintiéndose como vos.” Página 57
·        “El desamor no es una desgracia, es una experiencia.” Página 61
·        “Sin miedo. Los miro, Y si alguno de ellos me mirará, entendería todo lo que no estoy diciendo con palabras. Aunque seamos extraños. Porque yo creo que entendemos y la mirada del otro por ser humanos, no por conocernos. Lo que sucede es que (casi nunca) nos damos el tiempo de mirarnos así.” Página 68
·        “Los golpes no educan. No forman parte de la crianza correcta. Ni de los límites. Los golpes no hacen falta. No deberían ser aceptados socialmente. Si los padeciste, no los reproduzcas. Vos sabés lo que significó recibirlos. Si no podés impedirte golpear a alguien, buscá ayuda. Los golpes duelen. Punto.” Página 74
·        “Aprendiste a mantener el control. Te olvidaste de que, a veces, se llega más lejos cuando el control se pierde.” Página 79
·        “Aprendiste a desconfiar de las personas, aprendiste a usarlas. Aprendiste a querer a alguien que no te quiere, ya despreciar al que sí lo hace.” Página 79
·        “Nadie te enseño a llorar, te salió solo. Pero aprendiste a tragarte hasta la última lágrima. Por orgullo, por vergüenza, por idiota.” Página 80
·        “aprendiste a intentar cumplir las expectativas de los otros. Dejaste en un cajón lleno de polvo tus sueños.” Página 80
·        “Tirá los manuales de “Las cosas que tengo que hacer según este mundo”. Los tomos que tengas, de verdad, no te hacen falta. Sacate el traje y la corbata. Sacate el vestido y los tacos. Quemá la máscara.
Te invito a que aprendas a reinventarte.” Páginas 80 y 81
·        “No importa cómo haya sido la relación, las separaciones son una mierda. Duelen, sigas enamorada o no. Las drogas y el alcohol te contienen, pero no te pierdas ahí. Te vas a dormir muchas noches sintiendo que tienes el corazón partido. Como si realmente estuviera vivo, latiendo, diciéndote: ¿Qué me hiciste?” Página 90
·        “Vas a descubrir que perdonar es la única manera de soltar.” Página 91
·        “Y una mañana, de verdad, una mañana vas a abrir los ojos y te vas a sentir rara. Te vas a tocar el pecho. Tu corazón va a estar latiendo, tranquilo. Quédate escuchándolo. Está diciendo: Gracias. Ya pasó. Estoy listo, cuando quieras, para que quieras otra vez.” Página 91
·        “mientras estaba en el aire. No sabía adónde iba a caer. Y me daba vértigo, y también alegría, incertidumbre…” Páginas 110 y 111
·        “No hay remedio contra el tiempo” Página 116
·        “En algún rincón de tu ser, siempre estás solo. Y a pesar de eso, en el camino te vas a encontrar con personas que, mágicamente, van a restar de tu ser un poco de esa soledad innata y profunda.” Página 118
·        “Doy por aprendido que llegan a nosotros sólo las personas que permitimos que lleguen. Abrí la puerta y dejá que pasen. Confía. Una habitación de tu vida siempre va a ser sólo tuya. Las otras, creeme, son más lindas habitaciones con los demás” Página 119
·        “Convencidos de que las figus, los tazos, y las plastilinas no merecen nuestra adulta atención, crecimos y nos pusimos a jugar con personas. No suele ser tan divertido, querido extraño, cuando la otra persona se nos rompe. Y en vano es el intento de explicar “¡Uh! No fue a propósito. Se me salió el cosito que hacía que te quisiera…”. Páginas 121 y 122
·        “¿Qué pasa que no nos animamos a jugar?
¿Qué puede pasar si jugamos?
Está el riesgo de perder.
Pero… ¿qué puede pasar si perdemos?
Nos puede invadir la tristeza.
 ·     Y, ¿no es más triste no jugar? Página 122
“Y quizás, así, jugando a ser niños,
nos acordemos lo lindo que es jugar.
Y nos animemos…” Página 123
·      “Aprender implica descubrirse fallando, no sabiendo, aceptando. También implica crecer.” Página 131
·      “Mujer de fuego, me llama ella. La que siempre tiene historias, y nunca historietas. La que va ahí, a la llama, a quemarse. Aunque duela. Porque esa llama da la luz que no da ningún fueguito bobo.” Página 135
·      “Sentir más, pensar menos. Pensar menos en lo que voy a decir, en cómo decirlo. Pensar menos si es lo que-tengo-que-hacer y basarme en si es lo que-siento-ganas-de-hacer.” Página 138
·      “Con mis idas, venidas, vueltas, demoras, arrebatos, terrores, prudencias y locuras, estoy aprendiendo a vivir una vida más cerca del deseo que del deber.” Página 139
·      “Me di cuenta temprano que la vida no tiene sentido. Que hay que vivir dándoselo. Dándoselos. Porque mejor si son muchos sentidos, si son vario. Si cambian, cómo y con nosotros, todo el tiempo.” Página 139
·      “la nena que creció inventando historias, cuentos, caras, se despierta y me empuja a no tener vergüenza. Y la adulta que sabe de modales, se obligaciones, y de protocolos, se duerme y me deja tranquila.” Página 144
·      “No sé que hizo con muchos de mis miedos. Creo que logró que la nena inquita y más despierta que antes, los encontrara y se pusiera a jugar con ellos. Y la adulta no se lo reprochó. Le guiñó un ojo al espejo, se ajustó las zapatillas y se fue a ser feliz” Página 147
·      “yo pocas veces tomo decisiones cuerdas. Y aposté sin pensar.” Página 160
·      “las chispas cuando nuestras miradas se cruza, son evidente” Página 169
·      “Unas chispas no bastan para provocar un incendio entre dos personas. Sobre todo, cuando el miedo está ahí, invocando un diluvio que apague cualquier intento.” Página 173
·        “Miedo tonto.
miedo ciego,
miedo mío.
Miedo opaco,
miedo vulnerable,
miedo tuyo.
Miedo que sangra,
miedo herido,
miedo nuestro.
Aunque cierres los ojos no se va.
Porque hasta que no abras el alma,
no se va a ir.” Página 173
      ·        Me atrapa lo que me libera” Página 175
·        “Siempre hay alguno que está tan al revés como vos… Que entiende que correr no te hace ir más lejos. Que entiende que correr muchas veces te deja más cansado y a mitad de camino. Página 177
·        “Dada vuelta. Al revés del mundo.
Con la cabeza en el suelo y los pies en el aire.
Un ratito los pies en el aire. No todo el tiempo. No se puede.” Página 177
·        “Dicen que están locos…
Los que persiguen sus sueños.
Los que gobiernan sin llenarse los bolsillos.
Los que estudian aquello que les apasiona.
Los que se enamoran a primera vista.
Los que confían sin garantías.
Los que se muestran vulnerables.
Los que se van de viaje sin destino.
Los que cuestionan las normas sociales.
Los que pintan las paredes.
Los que hablan con ellos mismo en voz alta.
Los que bailan en la calle.
Los que cantan a los gritos.
Los que ríen fuerte.
Los que lloran sin miedo.”
Página183
·        “¿Locos los otros?
¿O locos nosotros?”
Página 185


Cita de otros autores:
          ·       “Donde no puedas amar no te demores” Frida Kahlo
·        “encuentra lo que amas y deja que te mate. Deja que consuma de ti tu todo. Deja que se adhiera a tu espalda y te agobie hasta la eventual nada. Deja que te mate, y deja que devore tus restos…”. Charles Bukowski

Menos mal que dije que iba a acortar la selección, eran muchísimas más, se los aseguro.