lunes, 9 de julio de 2018

Frases: Mujer y maestra en un mundo de hombres

Logo propio

Frases: Mujer y maestra en un mundo de hombres

·         “le pareció que el corazón le iba a estallar, sintió que su Corcel impedía respirar …Pero qué agradable sensación la dominaba...” Página 34
·         “«Aquí pasan del dominio absoluto del padre al dominio absoluto del marido.»” Página 35
·         “Enseñar a las niñas le gustaba, le entusiasmaba motivarlas. La emocionaba ser parte de los cambios que impregnaban el país.” Página 38
·         “«Algún día esto cambiará. Mientras tanto, debo hacer mi parte y poner mi granito de arena»” Página 41
·         “La vio reírse solo un par de veces, absorto en sus propios pensamientos.” Página 50
·         “La mujer sí podía llevar adelante el desafío que le había confiado el gobierno: enseñar a todos los niños del país. ¡Educar no era un trabajo sólo para hombres!” Página 71
·         “A veces nuestros ojos no alcanza lograr todo lo que pasa a nuestro alrededor.” Página 75
·         “ - ¿ No se da cuenta de que me tiene perdido? - Se hundió en los ojos marrones, la estrecho aún más y la beso. Ella se dejó besar. Fue un beso largo, lleno de deseo contenido.” Página 83
·         “Tenía que ser sincera, las cartas estaban echadas.” Página 86
·         “Y como toda acción le sucede una reacción.” Página 90
·         “Pocas escuelas, casi todas religiosas y disponibles sólo para una minoría privilegiada. Los niños nos necesitan. A este país lo hacemos grande con educación.” Página 91
·         “sería difícil quitarle la pasión que esta mujer llevaba dentro. Sería difícil que ella se decidiera dejarlo todo para estar con él.” Página 98
·         “mi vocación de maestra, me lleva, y me llevará, donde esté el hambre del saber y la necesidad de conocimientos.” Página 125
·         “Para muestra basta un botón.” Página 149
·         “Lo miró profundamente. Los ojos grises la perdían. Le hubiera dicho que sí a lo que sea, sin importarle qué le exigieran.” Página 154

·         “Ambos se miraron y una sonrisa cómplice los unió. La vida le sonría. Era tiempo de disfrutar del indio que les hacía.” Página 161

No hay comentarios:

Publicar un comentario